¿P.S.R.?: "Los caches van desde 150 euros por post/mención... hasta el infinito"


"Invertir en un blog no siempre es rentable", afirmaba Anabel Zamora, creadora y dueña del portal de alquiler de vestidos y complementos 24fab.com, en una mesa redonda organizada por MFSHOW FORUM junto al portal especializado en moda Modaes.es bajo el título: 'Nuevas ideas para nuevos negocios'. En una entrevista mantenida días despúes a través de correo electrónico Zamora me explicaba sus contundentes palabras: "Considero que son prescriptores de branding de marca pero no de intención de compra. Eso depende de cuál es el target de la marca y si coincide con el del blog. Y eso no está medido hoy en día" ('Invertir en un blog no siempre es rentable' publicado el 7 de octubre de 2014 en La Blogueresca).  

¿A qué se refería Zamora con 'invertir'? De acuerdo con la definición de la Real Academia de la Lengua Española 'invertir' es: emplear, gastar, colocar un caudal. ¿El fin de emplear ese caudal? Obtener algo a cambio. Y las agencias y firmas de moda han descubierto la importancia de invertir en los conocidos blogs de moda y ahora también en los nuevos rostros de Instagram para rentabilizar sus campañas.

Remunerar, ¿sí o no?

María Giraldo, profesora universitaria y organizadora junto a la también profesora Patria González Aldea de las Jornadas de Blogs de Moda, entiende que centrar el discurso en las cantidades que las 'egobloggers' perciben por colaborar con una marca no es significativo ya que las cifras varían de unos a otros y no siempre son remuneradas. Quizá lo importante también sea discenir de qué tipo de colaboraciones se habla

Bajo su punto de vista hay que valorar la importancia de la colaboración aunque no esté pagada y el prestigio que pueda suponer para ambas partes. Blogueras de la talla de Bartabac o B a la Moda, entre otras muchas, no siempre perciben ingresos por trabajar con una marca. Del mismo modo cree que hemos olvidado que el número de blogueras que en nuestro país viven de su bitácora "se puede contar con los dedos de una mano" y que para todas es un complemento a su carrera

Al igual que Giraldo, David Cabaleiro, director general de Pin Up Comunicación, también habla de colaboraciones gratuitas: "Quiero destacar que no siempre se paga. Se pueden conseguir menciones y colaboración sin previo pago si el lanzamiento o noticia es relevante", matiza. 

Imágenes Sophie Carmo

¿Todo vale?

Cabaleiro en una charla vía mail se atreve a dar cifras: "Los caches van desde 150 euros por post/mención... hasta el infinito". Confiesa que a veces esas cifras pueden resultar ridículas: "Recibí la propuesta de un top model que pedía unos 18000 euros por una mención en Instagram. Me pareció tan insultante que por eso quería destacarlo (me confirmaba que una marca internacional se lo había pagado)".

Pese a lo "insultante" de la petición esa cifra no está tan alejada de la realidad, al menos, fuera de España. Recientemente la edición digital de la revista Harpers Bazaar publicó el reportaje escrito por Kayleen Schaefer 'Cuánto gana una bloguera en Instagram'. En el mencionado artículo la periodista charlaba con Danielle Bernstein autora del blog We wore that. La bloguera confiesa que llega a cobrar una media de entre 5.000 y 15.000 dólares por publicar una sola imagen patrocinada en Instagram. 

Roberto Sena, editor de la bitácora Life Behavior, habla de lo que acontece en su país natal, Brasil: "Los precios de las bloggers consideradas de élite en Brasil rondan los 95.000 reales por ir a un evento más un post en Instagram y el blog, 25.000 reales (sobre 9.000 euros) por ir a un evento sin menciones; publireportaje en el blog sobre 18.000 reales o 1.500 reales (400 euros) por contenido patrocinado en Instagram".  

En nuestro país esos honorarios son algo inferiores tal y como regoge la periodista Mónica Parga en '¿Qué hay detrás del 'street style'?' para Vogue News: "En una entrevista a Gala González para El País se dejó caer que la blogger llega a cobrar 1.200 euros por un tweet mencionando a una marca y 1.800 euros por un Instagram"

Si bien las cantidades pueden resultar sorprendentes quizá lo importante es conocer los distintos tipos de publicidad y prácticas de relaciones públicas que se dan en la blogosfera de moda, la ausencia de una regulación al respecto cómo sí ocurre en otros países y la certeza de que aún son muchas las agencias que se fijan en el número de seguidores e impactos y olvidan la importancia de apostar por contenidos de calidad tal y como me destacaba María Giraldo en nuestra conversación.

¿Conocéis éstas cifras? ¿Qué os parecen? ¿Son acertadas? 

2 comments:

  1. El trabajo que estás desarrollando en estos posts es digno de ver la luz en un libro. En cierto modo será el reflejo de una realidad muy presente en nuestro día a día.

    Surge una pregunta ¿Dónde sitúan las marcas la línea que separa la blogosfera entre sus empleadas (o más bien proveedoras de difusión) y sus clientes?

    Y surge también una impresión: el gran desequilibrio entre quienes se esfuerzan en sus blogs de calidad sin recibir nada a cambio y quienes por motivos ajenos a sus blogs viven de ellos.

    ReplyDelete