Culos importantes

Dice el autor del gran libro del protocolo español que hay que tener más cuidado con los culos que se creen importantes que con los verdaderamente importantes. Y cuánta razón tiene.

Es el boom de los culos grandes. No sé si importantes pero sí, grandes. La semana pasada nos deleitamos con las fotos de la Kardashian como Dios la trajo al mundo, enseñando esas posaderas descomunales que tanto debate generan. Yo me inclino a pensar que esconden truco porque obviamente, y lo digo por experiencia, el culo no engorda él solo. Pero al margen de si lleva implantes o no, estas fotos son una suma y sigue con una moda periférica que algunas grandes cantantes han sacado a la luz y que dicho sea de paso, me parece genial aunque exagerado.

Ahí tenemos el culo de Jennifer López, ese que decían que se sentaba en un trono de oro, que estaba asegurado por no sé cuántos millones de dólares y que siempre ha paseado con tronío y descaro. Ahora se ha autodedicado una canción (no muy buena) en pos de su culo y ha grabado un vídeo que poco deja a la imaginación.

La segunda en sacar sus nalgas a relucir ha sido Nicki Minaj con Anaconda, un vídeo con menos glamour que el de la López pero con el mismo mensaje: que vivan los culos grandes. La Minaj se desnuda y se contonea haciendo temblar sus nalgas y las de sus bailarinas como si no hubiera mañana. 

¿Y necesitamos a estas tres mujeres? ¿Necesitamos que hagan de sus culos un vídeo, una foto, una canción? La respuesta es sí y mil veces sí. Necesitamos su descaro, su falta de complejo y su poderío. Porque aunque nosotras estemos siempre al pie del cañón, aunque nos dejemos la piel en nuestras consignas y como siempre digo, demos nuestro dinero a la hora de comprar a las tiendas que más respeto demuestren por todas las tallas del mercado, son ellas las que tienen la mayor capacidad de darnos visualidad.

Me encanta ver cada vez a esos culos enormes que quieren destacar, que quieren romper, que se muestran tal y como son. Necesitamos más. Queremos más. Porque son el camino para devolver la cordura a la industria de la moda y a la sociedad en general. Porque esta semana hemos vuelto a la polémica: la modelo talla 42 de Calvin Klein y el inoportuno anuncio de Victoria’s Secret y su cuerpo perfecto.

Y como al César lo que es del César, reconocer que lo que he visto estos días no pensé verlo jamás, más allá del Vogue Italia, que ya nos ha dado alguna que otra alegría: Vogue EUA saca fotos en su edición de modelos talla XL. Lo nunca visto. El país con más obesidad del mundo, que siempre ha callado a ese sector de la población, saca en la revista de moda más famosa fantásticas fotos.

Cómo cambian los tiempos.

1 comment:

  1. Cool!

    the-renaissance-of-inner-fashion.blogspot.co.uk

    ReplyDelete