El pelo afro de las niñas pequeñas


Hoy quiero seguir en la línea de mi última publicación, en la que hice referencia al hecho de que las niñas y las adolescentes negras necesitan referentes. Y esos referentes, ya que me pongo a pedir, quiero que sean mujeres negras que se sientan orgullosas de su pelo natural y del color de su piel, y por eso mismo sean conscientes de lo perjudiciales que son los alisados y las cremas blanqueadoras. Y, con esa conciencia, decidan mostrarse ante el público tal y como son, como hace Lupita, con su TWA (tiny winy afro, que significa afro cortito)

Yo he tenido malas experiencias en cuanto al alisado, igual que las han tenido las mujeres que quincenalmente los jueves comparten su experiencia de retorno a su cabello natural en la sección Historias de las lectoras de mi blog.

Todas las mujeres que comparten su historia en mi blog, igual que yo, se han visto con el cuero cabelludo supurando, lleno de costras y hasta nos hemos quedado con mechones de pelo en las manos por culpa de los fuertes componentes químicos que llevan estas cremas. Y precisamente por este motivo no entiendo que haya madres que se alisan, que pasan por esa tortura, y que además deciden someter a sus hijas pequeñas a esa misma tortura.

Sí, los productos para alisar el pelo de las niñas son más suaves; lo sé porque yo los usé de adulta en mi pelo, ya que mi cuero cabelludo no soportaba los productos para adultos. Los productos para niñas no me dejaban costra, pero me hacían sentir la picazón previa a la quemazón igualmente.

Yo soy adulta, tengo un umbral del dolor de risa, pero soy capaz de procesar más o menos dignamente ese dolor. Pero ¿y una niña de cinco años? Sí. He dicho cinco años. Porque hay niñas a las que se somete a esta horrorosa tortura a partir de los cinco años de edad.

¿Qué necesidad hay de ello? ¿Existe una necesidad real de tener que someter a una niña a ese sufrimiento? Las madres que alisan el pelo a sus hijas argumentan que lo hacen porque, si no, no hay manera de peinarlas. Pues me van a perdonar, pero mi pelo es muy kinky -o sea, rizadísimo-, mi pelo es el más kinky de todos los tipos de pelo afro, y mi madre me peinaba. Me pegaba unos tirones horrorosos que me hacían llorar, sí, pero ése no es el tema.

El tema es que creo que estamos dando un mensaje equivocado a nuestras hijas. Hay madres que dicen que alisan el pelo de sus hijas porque en el colegio se ríen de su pelo. Ok, no es sencillo. Fui la única niña negra de mi colegio, por lo tanto conozco la vivencia. Y mis hijas también la conocen, y a veces, sobre todo la mayor -Àfrica Uri, 7 años- viene a casa diciéndome que alguien se ha reído de su pelo.

Sin embargo, yo creo que si le aliso el pelo a mi hija Àfrica Uri -a veces me lo pide; y alguna vez ha dicho que, de mayor tendrá el pelo liso y rubio- le estoy dando a entender que en efecto hay un problema con su pelo. Eso es querer tapar el sol con un solo dedo, como dice el refrán.

Y a mí no me interesa reforzar ese pensamiento negativo. A mí me interesa que mi hija entienda que su pelo es precioso, igual que ella. Que su pelo es versátil, y que su pelo es así y punto. Y que tiene que centrarse en la gente que sí la quiere y la aprecia (entonces nos ponemos a hacer recuento de tooooda la gente que le dice a diario cuánto les gusta su pelo), e ignorar a los niños que intentan burlarse de ella.

En su día, y ya va para dos años, hablé de esto en el vídeo que podéis ver a continuación.


Y hoy me mantengo en mis trece: hay que trabajar en otra dirección que no sea desrizar el pelo afro. Más cuando un estudio de la American Journal of Epidemiology ha relacionado las cremas alisadoras con los fibromas uterinos y la pubertad precoz en las niñas. 

Poca broma con esto.

Por lo visto, las lesiones y quemaduras que causan estos productos en el cuero cabelludo permitirían la entrada de sustancias nocivas en el organismo. Además, estas cremas pueden contener productos hormonalmente activos -enmascarados bajo el genérico de fragrance o parfum- que no permiten saber qué contienen en realidad.

A mí me parece que se trata de un tema muy grave. Y refuerza todavía más mi opinión, aunque cuando grabé el vídeo no tenía conocimiento sobre este estudio, que se publicó en enero de 2012.

Por lo tanto, creo que aquí lo que hay que hacer es un trabajo a diferentes niveles: desde las familias de niños y niñas de pelo afro tenemos que trabajar para reforzar positivamente a nuestros peques para que puedan salir airosos de las situaciones en las que otras personas les quieran hacer sentir mal. Y también, desde la comunidad se debería seguir trabajando en la riqueza de la diversidad, aunque personalmente estoy un poco harta del tema, y me gustaría que la sociedad empezase a ver a las personas independientemente de su genotipo.

Por cierto, las niñas de la foto del encabezamiento son mis dos hijas, Àfrica Uri y Enoâ, que tienen ahora siete y cinco años, y la mayoría del tiempo están orgullosísimas de su maravillosa mata de pelo afro.

17 comments:

  1. El otro día mi hija me dijo que quería tener el pelo liso como sus amigas. Curioso, porque sus amigas quieren tenerlo rizado como ella para poder llevar los peinados que le hago... Pero bueno, ese es otro tema.
    Me vino muy bien que la Naomi fuera a aquel programa de tv con el pelucón afro. Le enseñé fotos a mi hija de lo que alisarse le ha provocado, que es dejarla medio calva, y las fotos de esa entrevista con el pelucón. Y le dije: mira, los productos para alisar o para rizar el pelo son malísimos. Hacen que se te caiga y al final, te dejan medio calva. Ahora Naomi quisiera tener su pelo natural, y como ya no le queda casi por alisarselo tanto, tiene que utilizar peluca.
    De momento he conseguido que entienda que esos productos son malísimos y que yo no se los voy a poner jamás, tenga la edad que tenga.
    Y se ponga como se ponga!
    Esta noche le pongo tu video!
    Un besazo!
    Aurora

    ReplyDelete
    Replies
    1. Aurora, muy buena idea la explicación que le diste a tu hija con el ejemplo de Naomi, sí señora! Me dejarás usar tu experiencia en un vídeo que tengo que preparar? Porque es el mejor ejemplo de por qué no alisarse el pelo (ni usar extensiones apretadísimas).

      Ya me contarás qué ha dicho sobre el vídeo.

      Muchas gracias por comentar!

      Un beso enorme!

      Delete
    2. Pues claro!!!!!! No tienes ni que pedir permiso!
      Al final el vídeo no se lo pude poner... Nos liamos con un trabajo que tiene que hacer en el cole y se nos hicieron las mil. A ver si hoy lo terminamos!
      Aurora

      Delete
  2. Recuerdo horrorizada el día que ví a una niña de no más de dos años con sangre en el pelo porque su madre le había hecho un peinado con las típicas trenzas que a veces lleváis y la impresión que me causó. La niña vive junto a su hermana y hermano en una guardería regentada por monjas durante la semana porque la madre no puede ocuparse de ellos pero cuando se los lleva (me contaban las monjas) siempre venían con peinados diferentes y casi siempre con heridas en la cabeza por esos peinados... Me pareció cruel... ¡muy cruel!

    Sophie Carmo

    ReplyDelete
    Replies
    1. Cruel es poco, Sophie! El momento del peinado entre madre e hija tiene que ser relajado, tiene que ser un momento de relación, de compartir, de hacerse un poco más cómplices (así lo entiendo yo), y eso no se consigue haciéndole sangrar el cuero cabelludo ¡a una niña de dos años, por favor! A mí que me perdonen, pero eso es maltrato. No hay ninguna necesidad de infligir ese dolor.

      Qué experiencia tan horrorosa.

      Delete
  3. ¡Pero que barbaridad! Y a mi que me parece preciosísimo el pelo a lo afro, y cuando veo a una chica de color arreglada con unos taconazos y el pelo a lo afro me parece que queda taaaan sexy. No entiendo que manía que tiene la gente de no aceptarse tal y como es. Está claro que todas en algún momento de nuestras vidas hemos querido justo lo que no tenemos sin darnos cuenta que otras chicas matarían por tenerlo. En mi caso tengo el pelo más liso que una espada, y lo aburrido que me parece...Todos los días no me queda más remedio que llevarlo igual! Porque desde luego no me voy a poner a hacerme tratamientos para rizarmelo porque con la poca cantidad que tengo no llego a los 30 con pelo, eso seguro. Y al final esque es lo mismo que la gente que se pone lentillas para tener los ojos azules por un rato...No lo entiendo de verdad. Tengo la mala suerte de tener una miopía considerable y tener que ponerme lentillas ya no por estética sinó por comodidad, y con lo que sufren mis ojos no entiendo que alguien se las quiera poner voluntariamente. No lo entiendo. Pero bueno...no será más fácil aceptarnos tal y como somos? Y buscar en nosotras lo que más nos guste de nuestro cuerpo y explotarlo al máximo? Sentirnos orgullosas y guapas, preciosas e íncreiblemente femeninas con nuestros atributos! Porque cada mujer es única!

    Y me parece olé y olé que no le alises el pelo a tu hija, porque como tu bien dices lo único que conseguirías es darle a entender que efectivamente existe algo malo en su pelo, y es todo lo contrario. Si ahora lo que se premia es la exclusividad, tus hijas tienen que darse cuenta de lo afortunadas que son de poder decir que su pelo es único.

    Siento el rollo, pero necesitaba expresar mi opinón!

    Un besito muy fuerte! :)

    Paula.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Hola Paula! Un apunte: nuestro pelo no es "a lo afro". Es afro sin más. Otra cosa es que haya mujeres que se lo alisan y que se lo alisen a sus hijas, y entonces es pelo afro alisado (que no liso; nótese la diferencia, jejeje).

      Bien, después de esto, quiero decirte que ME ENCANTA (mayúsculas por no poder poner negrita) tu comentario precisamente porque eso es lo que yo intento conseguir con mi blog: que las mujeres, seamos como seamos, entendamos que somos bellas tal y como somos. Y que se trata símplemente de potenciar nuestros puntos fuertes y disimular nuestros puntos débiles, pero siempre sin transformarnos tanto.

      Yo reconozco que soy coqueta. Muy coqueta. Me encanta gustarme (está sonando muy narcisista, ¡pero es que es así!), y me encanta arreglarme, para verme bien yo misma; porque he entendido que soy la primera a quien tengo que gustar.

      ¿Por qué nos cuesta tanto aceptarnos como somos? Pues por la tiranía de las modas, principalmente;por lo que dictan, como decía Lupita, los Grandes Guardianes de la Belleza. Ellos deciden qué es bello y qué no; pero en nuestras manos está decidir si pasamos por el aro de esos cánones absurdos y tiranos o si salimos de ese circuito y entendemos que hay otras bellezas, que no son las estereotipadas y que son igual de válidas. Cuando entendí eso, dejé de maltratar mi pelo con química y acepte su belleza natural.

      De rollo nada, Paula; ADORO los comentarios como el tuyo.

      Un beso muy fuerte y vuelve pronto por aquí!

      Delete
  4. Poco más que añadir, una prueba más de lo difícil que lo tienen las niñas en este mundo tan desnaturalizado. La verdad es que no tenía ni idea de que esto era tan frecuente y me parece absolutamente terrible, no sólo por el daño físico sino por el mensaje que transmite a las niñas de raza negra en particular.
    No quería dejar de escribir un comentario a tu excelente post para decirte además que la foto que lo encabeza me parece preciosa, tus hijas irradian felicidad y belleza de la auténtica, qué afortunadas son de tener una madre que no se pliega a las perversas exigencias de una sociedad tan enferma.

    Un abrazo

    ReplyDelete
    Replies
    1. Estoy con Silvia, son preciosas tus hijas y muy adorables. Por cierto, ¿las hijas de Obama siempre han tenido el pelo liso?

      Sophie Carmo

      Delete
    2. Hola Silvia! En efecto, y como tú dices, no hay conciencia del machaque que supone para una niña negra todo el tema de la belleza, ni lo frecuente que es. Y el mensaje es devastador. Muchas niñas crecen (crecimos) con el mensaje de que no somos bonitas: no se puede hacer nada con nuestro pelo, tenemos la nariz demasiado chata, los labios demasiado gruesos... es un bombardeo constante. Y las revistas de moda tampoco nos ofrecen referentes con los que podamos identificarnos. Solo ofrecen mujeres de mentira retocadas con Photoshop, blancas y con melenas imposiblemente lacias. Así la construcción de nuestra identidad cojea.

      Por eso no dejo de decirles a mis hijas lo bonitas que son, el color de piel tan lindo que tienen y lo "guay" que es tener el pelo afro ¡y poder hacerse infinidad de peinados! Porque, a pesar de lo que la sociedad les diga, necesito que crezcan sabiendo que su pelo es así por naturaleza, que no es malo y que no tienen que hacer nada para transformarlo a pesar de que les digan lo contrario.

      Muchísimas gracias por comentar, Silvia.

      Un abrazo.

      Delete
    3. Sophie, una persona negra procedente de África no puede tener el pelo liso jamás. Solo los negros de India tienen ese pelo tan liso; pero los afrodescendientes no. La familia de Obama procede de África. Y Michelle Obama también es negra. Por lo tanto, tanto ella como sus hijas tienen el pelo rizado. Tendrán un rizo más abierto o menos, pero esa mujer y esas niñas están maltratando sus cabellos y su salud con tanta química.

      Delete
  5. Siempre queremos lo que no tenemos..... es muy triste..... yo soy catalana blanquita como la nieve y con el pelo liso japones, en verano parezco una lagartija en la playa por tal de coger un tono mas de color......lo del pelo pasapalabra.....me encantaria tenerlo rizado lo encuentro precioso pero si no es natural parece que lleve peluca, no hay nada como pintar con los colores que tienes sacar el maximo partido de lo que tienes y sentirte orgullosa/o de como eres al natural a la larga todo se paga . No nos degemos llevar por modas que cuatro palurdos creen que es estilo o bonito a la vista, ya basta de mujeres esqueleto sin forma ninguna, con pelos peinados y repeinados y con pieles ligeramente bronceadas..... eso esta fuera de lo normal habitual como lo querais decir...
    P.D: ni sabia que existen cremas blanqueadoras de piel!!!! Estamos en el siglo21 porfavor.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Exacto, Neus. De eso se trata, de aprender a sacarnos el máximo partido contando con lo que tenemos. Esa es la idea principal que intento difundir tanto desde mi blog como desde este espacio que me cede La Blogueresca, y que agradezco muchísimo, porque me da la posibilidad de acceder a otro público para que se sepa de la tiranía de la belleza para con otros colectivos.

      Y sí, las cremas blanqueadoras existen y se usan mucho tanto en África como en América del Sur y Asia por culpa de los cánones de belleza que se potencian desde Estados Unidos y Europa.

      Muchísimas gracias por comentar!

      Delete
  6. Replies
    1. Es un tema mucho mas serio de lo que parece de entrada, Miss Manicuras, gracias por comentar.

      Saludos.

      Delete
  7. Que bueno este blog lo encontré por casualidad buscando información sobre el pelo rizado. Yo lo tengo rizado rizado jajaja soy de piel Blanca pero mis rasgos son de negra jaja bueno eso que me gustó mucho este blog Saludos y seguir así!!!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Hola, Gabriela.

      Bienvenida a La Blogueresca. Si quieres información sobre pelo rizado, puedes pasar por mi blog personal, negraflor.com. Aquí escribo los viernes cada quince días, pero en mi blog tienes información todos los días, de lunes a viernes.

      Muchas gracias por comentar.

      Delete