Dress code

Estaba yo el otro día chafardeando el catálogo de H&M y me encontré con una sección que no había visto antes. Teníamos las novedades, faldas, tops, pantalones, accesorios, etc... y de repente el apartado "Ropa de oficina". No lo había visto antes. Separada ahí solita, sin el resto de sus prendas compañera, la ropa de oficina de mujer. Dos preguntas me asaltaron o más bien, una me llevó a la otra: ¿cuál es la ropa idónea para la oficina en la mujer? y su derivación, ¿sería mejor ser como los hombres y conseguir un atuendo estándar que nos hiciera de uniforme en los negocios?
Realmente es un tema que nos preocupa a las mujeres, sino las revistas femeninas no estarían plagados de ello: la ropa de la oficina en la mujer suele ser algo que nos "lleva la cabeza loca" o que han querido que nos preocupe. Me explico.


¿Tú cómo vistes para ir a trabajar?
Los hombres lo tienen fácil y soy la primera que, como persona más práctica que fashionista, el tema de un "uniforme" como es el traje clásico masculino es algo fantástico. No hay problema: el mayor quebradero de cabeza es el color de la corbata y la camisa pero a partir de ahí no hay que ser muy ducho para combinar. Y ante la duda, el azul. Nosotras no. Lo primero fue conseguir entrar en el mundo laboral de pleno derecho. Y luego, por si no fuera poco, intentar no ser juzgadas por nuestra apariencia y sí por nuestros méritos.
Por eso necesitamos que H&M y las revistas femeninas nos recuerden cuál es la ropa de oficina. Una ropa sosa, que no muestre ninguna curva femenina. Un atuendo masculinizado bajo el que escondernos para poder resaltar profesionalmente. Aunque yo estaría más que contenta con algún tipo de uniforme estilo traje de chaqueta (cosa que ya estoy encontrando, de hecho me visto cada día con vestidos y rebecas y lista) no me parece bien esa idea que vuela sobre la ropa de oficina para mujer: es la negación de la feminidad. Sabemos (y no nos ofendamos) que un escote demasiado pronunciado puede ser un poco incómodo en según qué lugares u otras prendas que son más propias de momentos más festivos, pero no creo que marcar una curva o simplemente mostrar la naturaleza del cuerpo femenino nos haga menos profesionales.
Nos venden como ropa de oficina ropa masculinizada. Que te puede parecer bonita o fea, puedes estar más cómoda o más incómoda, pero lo que no se puede negar es que la ropa de oficina de mujer no tiene una identidad propia sino una ropa escondida bajo los valores masculinos. En lugar de buscarnos una silueta nuestra nos mimetizamos en el atuendo masculino en el mundo de los negocios ¿por qué? ¿porque pensamos que así nos tomarán más en serio? ¿por qué los valores masculinos son los que imperan? ¿tenemos que negar nuestra anatomía ante el dinero porque sino nos verán como floreros?
¿Está sometida nuestra profesionalidad a nuestra imagen? Muy probablemente ¿Se nos valora menos por ello? ¿Necesitamos una sección en H&M de ropa de oficina para no equivocarnos en nuestra imagen personal? Parece ser que sí.

No comments:

Post a Comment